lunes, 21 de abril de 2008

Wa y cho!

Me hierve el el pecho. Ya nose como controlarlo. ¿Como hago? Me lo pregunto todos los días. Quiero llorar, pero no me sirve para nada. Quiero romper, pero no me sirve para nada. Cuando uno deja algo sin terminar, puede importarle o no, pero cuando le importa y no lo puede hacer se hace agobiante, angustiante, doloroso, rojo. Ver que no veía, escuchar lo que no oía, comer lo que no estaba habituado a comer, pensar lo que nunca pensé. Cuando lo irracional es ilusoriamente racional todo parecía ser azul. Pero me di cuenta de que nada lo es, todo lo aparenta, o no, todo es tan efímero alrededor mío. Veo morir personalidades, caer muros, desaparecer piedras y sentimientos. Nose como lo hacen. ¿Por que a mi la estaca no se me pudre? Envejece conmigo, con mi pecho. Fuego. Siento. Dentro. Podrido. O no? Pienso en los dias pares que no lo estoy. Podrido digo. Esos días pienso que mañana la cachetada será leve y que he descubierto que el mundo es gris. Desilusión si siento. Pero así me he dado cuenta de que todavía creo cosas realmente. Mas que empezar a creer, he decidido. He elegido y eso es por lo que todavia gateo. Por ver hacia donde me lleva el camino que he decidido transitar. Espero no haberme equivocado. No haberme equivocado nuevamente contigo. Hierve el agua. Me hago un te y siento como me hierve el pecho. Como me hierve el alma.

1 comentario:

Lunita dijo...

Kikinoooooooooo...te quiero...mucho mucho...lo sabes...y sabes q te entiendo como nadie =(
valorate, sos demasiado...sabelo

y nada...ya tenes mi direccion =)

besotesssssssssss
adeus